Se Hace Camino al Andar
 
Conocer nuestra asociación
El Camino de Santiago según la Ruta de Senlis
Calendario de actividades que realiza la Asociación
Nos cuentan nuestros socios y amigos
Reportajes de nuestras actividades y las experiencias de nuestros socios
Consejos sobre la Ruta de Senlis y el Camino de Santiago en General
Animate y hazte socio, colabora con nosotros

 

 

 

 

Una idea , “hacer el camino a primeros de julio “,surge un día de invierno que nevó entre un grupo de compañeros . Poco a poco se va madurando y se comienzan los preparativos. Había que comprarse botas de trekking, entrenar con ellas poco a poco todos los días, recoger información en internet y hablar con amigos que conocían el camino . Se fijaron fechas, se reservaron billetes, todo estaba preparado sólo el tema de la mochila se había quedado un poco en el aire.

Con ilusión y conscientes del gran esfuerzo físico que suponía nuestra meta ; con corazón, razón y fe como bandera, tres compañeros de trabajo tomamos el tren en Miranda dirección a Astorga para empezar allí a hacer el camino. Eran 255 kilómetros divididos en 11 etapas ,ya estudiadas, que más tarde se fueron cambiando sobre la marcha.

Muchos son los motivos que un peregrino tiene a la hora de empezar el camino de Santiago . Unos buscan su identidad, intentando conocerse más a sí mismos; Otros quieren sentirse libres despegándose de lo terrenal, del estrés, las obligaciones, las rutinas... A veces es una deuda , una promesa , una ofrenda, un agradecimiento...En nuestro caso cada uno movidos con razones personales diferentes, pero posiblemente buscando juntos nuestra estrella.

A veces hablábamos de lo poco fácil que es intimar en el camino , de la poca espiritualidad que se intuye pero como bien decía un sacerdote de Triacastela, Augusto , primero hay que ser humanos y sino no es posible ser cristianos . Decía que imitar a Jesús era el motivo principal que un cristiano debe esgrimir; además de otros en los que la universalidad, vivencias, cultura...están presentes.
Muchos tipos de personajes hemos encontrado en el camino, que era en ésta época una romería permanente: peregrinos, turisgrinos, turistas, vivales y ángeles del camino entre los que están sin lugar a duda los hospitaleros .
Las diferentes etapas del camino vienen marcadas por los albergues, que los hay: públicos, religiosos y privados. A partir de Sarriá ,es decir los últimos 100 kilómetros, para conseguir ”La Compostela“ fueron una carrera a fondo para coger cama y no dormir en el suelo en carpas, polideportivos... porque como oías a hospitaleros el peregrino sólo tiene derecho a techo y con esto se debe de conformar. Esta masificación traía como consecuencia
No mucha higiene en alguno de ellos, falta de agua caliente , baños sin papel higiénico y a mitad del día bastante sucios . Vamos a hacer una valoración personal y puntual de los albergues que estuvimos:
Astorga Aceptable
Rabanal Muy bueno ( Nuestra señora del Pilar, Privado ).
Ponferrada Aceptable
Villafranca No aceptable ( Familia Jato, privado )
La Faba Muy bueno
Triacastela Aceptable
Sarriá Aceptable
Portomarín Muy bueno
Palas de Rei No aceptable
Ribadixo Extraordinario
Arca No aceptable
Monte de Gozo Aceptable
El viento, la lluvia, el sol , la niebla fueron en algún momento como losas en el camino pero el ánimo no se dejó avasallar ni por la climatología ni por el cansancio. Nuestra mayor espina fue la mochila ,pues todos de alguna forma padecíamos de la espalda y no es fácil no dejarse llevar por esa gran cantidad de letreros, incluso en los mismos albergues , “ se llevan mochilas en taxi “ 4 euros.

En tres ocasiones cedimos a la tentación pero ya entrando en Galicia donde te decían los hospitaleros que sin mochilas no se tenía derecho a cama ,decidimos llevarlas con dignidad y gran esfuerzo , sin olvidar que en ellas no llevábamos mas que lo imprescindible.
El paisaje es uno de los mayores disfrutes del camino, todavía recuerdo con agrado la etapa Ponferrada – Villafranca, en la zona del bierzo ,acompañados de viñedos todo el tiempo y la entrada en Galicia por Ocebreiro donde el cielo se abre entre montañas y el ojo no se cansa de mirar . Lindo muy lindo oías continuamente a diferentes peregrinos de otros países.

Un sentimiento agridulce embarga a los peregrinos a la llegada a Monte de Gozo, de alegría y de satisfacción por llegar y aparcar por fin la mochila y a la vez algo de nostalgia y melancolía por acabar; pero es sin duda la mayor emoción esa misa del peregrino en la catedral, llena a rebosar de gente y sobre todo de fe y esperanza.
Sólo esperamos amigos que este nuestro testimonio os sirva de algo y vaya un abrazo a esta gente tan maja que conectamos ya al final del camino. Para los de Valencia, Madrid, Barcelona, El Ferrol , Puerto del Real ( Cádiz ) , Zaragoza y dos chicas de Copenhage ( Dinamarca ).

Tres amigos de la Asociación del Camino de Haro y La Rioja Alta.

Subir